Berenjenas rebozadas con gambones

Este octubre para el Reto color y sabor de temporada   teníamos dos opciones a cual mas rica., champiñones  y berenjenas. Mi receta de hoy la he preparado con berenjenas.

emparedados de berenjenas

berenjenas rellenas de gambones

 

Ingredientes:

emparedados de berenjenas

ingredientes

       

  • 1 berenjena
  • 6 gambones
  • sal
  • 1 huevo
  • pan rallado
  • harina
  • Aceite de oliva virgen extra

 

 Modo de hacerlo:    

Lavamos la berenjena y la secamos con un paño de cocina, cortamos laminas finas procurando que nos salgan pares (si queremos preparar seis emparedados cortamos doce laminas). las ponemos en un escurridor con sal y las dejamos durante un par de horas para que suelten el amargor.

emparedados de berenjenas
partimos las berenjenas

emparedados de berenjenas
las cubrimos con sal

Pasado ese tiempo las lavamos muy bien bajo el grifo y las secamos con un paño de cocina limpio.

emparedados de berenjenas

secamos muy bien

Pelamos los gambones dejando la cabeza, y ponemos un encima de una de las laminas de berenjena., tapamos con otra lamina de berenjena, formando una especie de emparedado y sujetamos con un palillo de dientes.

emparedados de berenjenas
formamos los emparedados

Batimos el huevo, preparamos un plato con harina y otro con pan rallado. Pasamos los emparedados por harina , huevo y pan rallado.

emparedados de berenjenas
vamos rebozando nuestras berenjenas

Ponemos una sarten con aceite de oliva al fuego y vamos friendo nuestros emparedados. los sacamos a un plato con papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite.

emparedados de berenjenas
vamos friendo nuestras berenjenas

Preparamos una fuente con ensalada o tomates (yo he puesto tomates con sal negra) disponemos los emparedados y llevamos a la mesa., recordar que hay que quitar el palillo de dientes antes de servir. Buen provecho.

emparedados de berenjenas
acompañamos de ensalada o tomate fresco

Renuncia

gomitas-de-dulce-diferentes-figuras-a-granel-D_NQ_NP_713337-MLM26629143734_012018-F

Fernando no cocina, no le da tiempo. Trabaja. Sin embargo conoce todos los restaurantes cerca de la oficina. Adora las comidas corridas, los jueves de tianguis. “¡Todo incluido!” Me dice, invitándome a ir. “No puedo Fer, comeré en casa”, “tal vez la próxima semana”. Entonces se va pensando qué podrá pedir.

Cuando regresa nos ofrece golosinas: “¿una gomita?”, “¿chocoretas?”. En días de quincena acompaña a las secretarias –que lo viborean– por helado o postres. “¡Son menos de cien pesitos y dan pastel!, vente, vamos con la Viri y la Mafer”. “Gracias Fernando, pero ya sabes que Viri no me cae bien”.

Entre semana, antes del medio día sale por platos de fruta con chile piquín. Las secres le dicen: “¿Ya tienes hambre Fer?”. “No mucha” –contesta– “pero contra el sueño es el mejor remedio”.  Ríen y lo ven partir. Yo sigo sus pasos torpes hasta que los muerde el elevador y pienso que tampoco debería estar en ahí.

Estira la jícama y los mangos, bebe el jugo de limón. Pasa un rato y nos pregunta si ya es la hora de la comida. “No Fer, apenas son la una”. Entonces se levanta al baño, entrega un documento o saca copias. Y mientras camina le sonríe a los rollizos muslos de las secretarias o toca al despacho del jefe que lo odia con resignación. Vuelve y pregunta: “¿ahora sí?”. “Ya casi es hora Fer, a dónde quieres ir”? “A las pizzas. Los viernes hay pasta y de postre dan flan o pie de limón”.

Al terminar la comida le pregunto “¿Estás lleno, Fernando?”  “No, todavía no”, me responde, “no estoy satisfecho” y al momento toma otro postre. “Te veo al rato” le digo, “tengo reunión”. Y mientras me alejo pienso en satisfecho y en que yo tampoco lo estoy.

En la junta me dicen: “deberías ser como Fernando”; me reprochan que no tengo en el trabajo mi corazón. Miro la cara de las directoras y antes de firmar les pregunto si de verdad en el trabajo tienen su corazón. Firmo en su silencio los papeles. Me voy.

En el loby del edificio pregunto al poli: “¿no vio a Fernando?”. “Ahorita viene, es que salió”.

Ya no pude decirle adiós.

Bullabesa

Comer nos alimenta en el sentido más biológico pero también es un ritual que nutre el espíritu, la c

Más de 142,000 porciones de pizza gratis

Esta pizzería puede ser pequeña, pero eso no les ha impedido regalar mucha pizza a la población loca

Alcohol con huevo

Mañana llegan huéspedes a la cabaña, así que como cada que hay reservación, hoy, o sea, un día antes, fuimos a barrer, sacudir, trapear, preparar camas, etc. Y como cada que hacemos eso todo el equipo de La victoria ecoturismo comimos allá y tomamos una bebida energética espirituosa, en esta ocasión algo a lo que llaman ponche. Tiene agua, ruda, azúcar, aguardiente y huevo. Todo eso bien revuelto con molinillo mientras está al fuego. Se sirve y toma caliente, en chinga porque sino empieza a oler y saber a choquilla, así que entre más rápido te lo tomas, mejor sabe. No se toma en vaso, sino en jacal, un plato hondo, pues. Nos contaba la novia de mi suegro que esa bebida se la daban sus papás a ella y sus hermanes para desayunar, con menos aguardiente, pero igual con algo para empezar el día bien alimentados y calientitos.

Esta vez no nos llevamos ni a Pan ni a Cajeta, ambas se quedaron en casa. Cajeta en su cuartito privado y Pan dentro de la casa, suelta, porque ya vimos que si se queda amarrada se pone como loquita y se jala todo el tiempo. Usualmente siempre que la dejamos, al regresar encontramos que se cagó y orinó dentro de la casa, muy cerca de la puerta. Y ni modo, tenía ganas, supongo, y no podía salir. Pero hoy, hoy luego de que nos fuimos toda la mañana y llegamos como a las 5 de la tarde, en el suelo no había nada de rastro de sus deshechos. Qué orgulloso que me sentí, la neta. Se lo dije, y salimos a que aflojara todo lo que se había aguantado.

Luego fuimos a comer a una pizzería cercana, porque estamos masticando la idea de poner un pequeño negocio de pizzas. Así que había que ir probando lo que hay cerca. Bonito lugar, buenas combinaciones de ingredientes, pero el sabor dejaba bastante que desear, por esa parte vamos ganando porque la pizza de Kiki, como la de don Cangrejo, es la mejor.

La imagen que acompaña esta entrada es mi suegro. Que es buen pedo.